Saltar enlaces

Y LA OBESIDAD…¡TAMBIÉN TIENE QUE VER!

¿Me creerías si te digo que la Obesidad también tiene relación con la microbiota? Parece loco ¡Pero es cierto! Y este tema tiene tantas aristas que espero poder abordar la mayor parte de ellas en los siguientes párrafos sin escribir un testamento jeje.

Lo primero que quiero hacer es contarte algunos detalles importantes, aunque probablemente ya los conozcas.

¿QUÉ ES LA OBESIDAD?

Ni una ciencia: es el aumento de la grasa corporal, y se diagnostica con el conocido I.M.C (índice de masa corporal) que es una relación entre tu peso y tu estatura.

¿Quieres saber cuál es tu IMC? Fácil, agarra el celular y calcula lo siguiente:

IMC = Peso/Talla2

Si el resultado está entre 25 y 29,9 quiere decir que estás con Sobrepeso; si estás por encima de 30, con Obesidad.

Si bien el IMC se usa para tener una idea rápida del estado nutricional de las personas, la verdad es que no sirve para todo el mundo. Imagina que eres un o una deportista lleno/a de músculos… Como este índice sólo tiene en cuenta Peso y talla, probablemente te incluya dentro del grupo con sobrepeso u obesidad sin importar que tu exceso de peso sea por exceso de músculo. Por eso, para mí es mucho más importante hacer una evaluación profunda del estilo de vida y la composición corporal antes de diagnosticar el estado nutricional de quien nos visita en la consulta.

EL PAPEL DE LA MICROBIOTA

¿Por qué creo que es importante hacer una evaluación profunda del estilo de vida cuando hay un exceso de peso? Para conocer detalles de la alimentación y actividad física del paciente, ¡OBVIO! Pero también porque creo FUNDAMENTAL analizar a fondo qué está pasando con la microbiota, es decir, los “bichitos” que conviven con esa persona.

¿Hay disbiosis (alteración del equilibrio de la microbiota)? ¿Hay inflamaciones crónicas? ¿Hay mala digestión de nutrientes?

Todas esas cosas y más pueden estar predisponiéndote a tener un exceso de peso. No te imaginas cuántas personas creen haber hecho TODO en temas de dietas sin tener resultados, pero si les preguntas, nunca nadie las orientó para poder solucionar ese estreñimiento o hinchazón que las acompaña hace más de 20 años. ¡Eso habla de inflamación crónica! Y puedo asegurarte que cambiando la calidad de lo que comes para empezar a nutrir las células y cuidar de tus “bichitos”, tendrás mejores resultados que contando cada caloría que consumes.

OBESIDAD Y MICROBIOTA

El concepto clave que resume esta relación es el de “DIVERSIDAD MICROBIANA” 😀 Básicamente, cuántos grupos distintos de bichitos viven en nosotros.

Agroquímicos, alimentos procesados, cloro, medicamentos, sedentarismo, estrés crónico, es decir, todo lo que sobra en nuestro estilo de vida actual, influye en la diversidad de microorganismos que viven dentro nuestro.

No te olvides de que esos microorganismos cumplen funciones que son de vida o muerte para nosotros, como la digestión y absorción de nutrientes. Por lo que, no es de extrañar que cuando están desequilibrados se pueda producir una alteración en el metabolismo de los carbohidratos y las grasas, temidos nutrientes cuando se habla de exceso de peso y grasa corporal.

También se ha visto que grupos específicos de bacterias como los Lactobacilos y Bifidobacterias tienen efectos positivos en el metabolismo de la glucosa (el azúcar que viaja en la sangre), por lo que disminuyen las posibilidades de aumentar de peso y desarrollar resistencia a la insulina y diabetes.

LA OBESIDAD Y MÁS…

Por lo que vamos viendo, la microbiota no sólo tiene un efecto sobre el exceso de peso, si no también sobre las temidas consecuencias de ese Sobrepeso u Obesidad que son las Enfermedades Crónicas No Transmisibles (hipertensión, diabetes, dislipidemias, etc).

Con esto no estoy diciendo que la “culpa” del sobrepeso sea de la microbiota y no del consumo exagerado de calorías jej ¡que quede claro! Por supuesto que el exceso de comida también es importante. Pero, ¿sabes cuál es, según mi opinión, el mayor problema? La dieta basada en alimentos ultra procesados ricos en sodio, azúcar, aditivos químicos, endulzantes artificiales, y más. Todos esos sí son los CULPABLES de la malnutrición por exceso, de la menor diversidad microbiana, de las disbiosis, de las inflamaciones crónicas de bajo grado, del fallo de cada célula de nuestro cuerpo.

Pero, ¿cómo? ¿No era que tenía que comer puros productos Light para “estar en forma”? ¡NO, NO y MÁS NO! Ahora lo sabes, los endulzantes artificiales alteran la microbiota produciendo, entre otras cosas, resistencia a la insulina.

Por todo lo anterior, seguiré predicando jeje educando, y pidiéndote que elijas aquellos alimentos que te aportan nutrientes esenciales y fundamentales para mantener tu energía vital.

Con cada publicación conoces más a tu microbiota, por eso, ¡haz feliz a tus bichitos eligiendo alimentos naturales y sacando los procesados de tu día a día!

Nos leemos la próxima 😀

 

Escrito por:

Alejandra Jofré Bulfi

Nutricionista Integrativa 

Trabaja en Medvida y AmFelen, Chile

IG: @wayna.alejofre

Consulta nutricional +56957350175

Déjanos un comentario