Saltar enlaces

S.O.S ¡TENGO COLON IRRITABLE!

“Señora Angélica, lo que Ud. tiene es Colon Irritable”. ¡Levante la mano el o la que no haya recibido este diagnóstico alguna vez en su vida! Lo más seguro es que muy pocos la hayan levantado. Pareciera ser EL diagnóstico por excelencia de los últimos años.

Es tan habitual escuchar historias de pacientes que recorren las consultas de muchos médicos y se hacen los mil y un exámenes sin encontrar solución a sus problemas digestivos. Muchas veces la única respuesta que reciben es una derivación a terapia porque “seguro es pura neura”.

Hoy, el panorama es distinto, la evidencia científica deja claro que, cuando hay síntomas digestivos (y extra digestivos también), hay que ponerse a estudiar y tratar más profundamente EL NUEVO GRAN ÓRGANO DEL CUERPO que es la famosa y amada Microbiota. Y eso no se logra sólo con endoscopías, colonoscopías y ecotomografías abdominales.

LA VERDAD DEL COLON IRRITABLE

Si bien es cierto que puedes salir de la consulta de tu médico con el diagnóstico de Colon Irritable, hay un largo camino que deben transitar antes de llegar a esa conclusión.

Lo primero que debería ocurrir, es que te hagan miles de preguntas para conocer tu historia, lo que incluye: antecedentes personales y familiares, síntomas y molestias actuales (motivo de consulta), medicamentos que tomas o has tomado, alimentación, actividad física, nivel de estrés (esto es FUNDAMENTAL), hábitos de sueño y un largo etc. (incluyendo cómo naciste y si recibiste lactancia materna o te alimentaron con fórmula artificial).

Después, el o la doctor/a debe acercarse a ti para hacer una exploración física, ya que el tacto es FUNDAMENTAL para conocer el estado de los tejidos y órganos. Por lo que, si el médico se queda sentado en su silla atrás del escritorio y no se te acerca, sal corriendo, es probable que no estés en el lugar adecuado.

Con todo eso, probablemente tenga una idea aproximada de lo que está pasando, por lo que podrá decidir qué examen se adapta más a tu situación.

¿DE DÓNDE VIENEN ESOS SÍNTOMAS?

Como hemos visto en publicaciones anteriores, hay una infinidad de cosas que pueden estar dando lugar a esos síntomas tan desagradables que, en algunos casos, son incapacitantes. Pero, según mi opinión, la principal causa de molestias digestivas no es más que una DISBIOSIS (alteración del equilibrio de la microbiota).

Dolor abdominal, hinchazón, gases, flatulencias, meteorismo, diarreas y/o estreñimiento, sensación de evacuación incompleta, acidez, reflujo, energía por los suelos, cero claridad mental, mal dormir, etc, etc, etc.

¿No son típicos síntomas de Colon Irritable? Sí, ¡pero también de disbiosis! La clave está en descubrir qué tipo de disbiosis es, para poder tratarla como corresponde.

Otras causas de gran malestar digestivo son las Alergias, Intolerancias y Sensibilidades alimentarias. El sistema inmune reacciona de múltiples maneras frente a determinados alimentos, pudiendo producir inflamación y síntomas a corto plazo (minutos y horas después de haberlo ingerido) y a largo plazo (días después de la ingesta).

Los ejemplos más típicos de eso son la Intolerancia a la lactosa, a la fructosa, al gluten y la enfermedad Celíaca. Pero hay una condición que poco se busca en las consultas de medicina convencional: el SIBO o Sobrecrecimiento Bacteriano en Intestino Delgado. Ésta debería estudiarse antes que cualquiera de las otras que nombré. De hecho, para que sepas, muchas Intolerancias a la Lactosa no son más que SIBO. ¿Lo sabías?

EL FIN DE LA HISTORIA

Si con toda esa información todavía no se llega a un diagnóstico certero, siempre es bueno un análisis de deposiciones. Éstos muestran qué tipo de microorganismos están viviendo dentro de tu intestino (lo que considero demasiado GENIAL :D). Así, puedes conocer qué tan equilibrada o desequilibrada está tu microbiota. Puedes saber si tienes más “bichitos malos” que buenos y si ese es el motivo de tanto síntoma.

Como ves, hay una infinidad de cosas que se pueden hacer antes de salir decepcionada de esa consulta con la misma receta de siempre de Trimebutino y Viadil en la mano.

Por eso es tan importante llegar al diagnóstico final y verdadero, buscar el origen del problema para hacer un tratamiento integral y solucionar el problema desde la raíz. Cuando se trata de desequilibrios de microbiota la alimentación es pilar fundamental en el tratamiento.

Ten paciencia, comienza buscando el profesional de la salud indicado y tómate el tiempo que sea necesario para descubrir qué es lo que te está pasando realmente.

Esa es la única forma de ir avanzando, al ritmo de tu microbiota, hacia la completa sanación.

¡Nos leemos la próxima!

 

Escrito por:

Alejandra Jofré Bulfi

Nutricionista Integrativa 

Trabaja en Medvida y AmFelen, Chile

IG: @wayna.alejofre

Consulta nutricional +56957350175

Déjanos un comentario