fermetacion-tit

La Fermentista rescata este proceso milenario para llevar a tu mesa un Superalimento:

Verduras fermentadas… Pura Salud para tu organismo!

Antes de que pudiésemos compartir recetas por internet, antes de que pudiéramos almacenar los alimentos refrigerados, antes de que se pudiesen trasladar alimentos de continente a continente, existía la fermentación. Incluso cuando no se cultivaban vegetales nuestros antepasados fermentaban plantas silvestres.

Los alimentos fermentados son básicamente preservados por bacterias benéficas, es decir probióticos. Nuestros ancestros realizaban la fermentación de sus alimentos para poder preservarlos y poder alimentarse durante el invierno, cuando no había casi alimentos frescos.

Hace 600 años se realizaba la fermentación de repollo para alimentar a los trabajadores que construyeron la “Gran Muralla China”. Luego este plato, el conocido “Sauerkraut” se convirtió en un plato típico en las mesas de los alemanes. Este mismo  fue un alimento básico en las tripulaciones de los barcos en el siglo XVII para prevenir el escorbuto debido a su cualidad de mejorar la absorción de vitaminas. Es decir, ya no sólo se utilizaba la fermentación para preservar los alimentos, sino que también para aportar beneficios a la salud.

En la actualidad, los múltiples beneficios de los alimentos fermentados, es decir ricos en probióticos están siendo demostrados cada vez con mayor fuerza, gracias a sus efectos positivos en la salud intestinal y por ende en el resto del organismo.

Por efecto de la industrialización, los alimentos que ofrece actualmente el mercado que han pasado por el proceso de fermentación se encuentran en su mayoría pasteurizados (sometidos a altas temperaturas donde mueren los probióticos), por lo cual los beneficios nutricionales producto de la fermentación se encuentran ausentes.

Hoy, La Fermentista, inspirada en esta milenaria y artesanal preparación, trae a nuestra mesa una variedad de alimentos naturalmente fermentados para cuidar nuestra salud, nutrir nuestro organismo y complacernos con su exquisito sabor.